miércoles, 5 de noviembre de 2008

¿ES JESÚS IGUAL A DIOS? UNA RESPUESTA

Espacio de estudio y reflexión con el contenido de la autoría y reserva moral del redactor, úsese libremente citando al autor, sin lucro y a la sola gloria del Señor.


Basados en Juan 1:1, Los Testigos de Jehová afirman que no.


Por:
Carlos Ardila

Muy bien, antes de dar respuesta a esta inquietud considero conveniente señalar que el grupo religioso conocido como los Testigos de Jehová surgió como todas las demás sectas mucho tiempo después de haber sido establecida la iglesia del Señor en el día de Pentecostés del año 33 d.C. en la ciudad de Jerusalén (Hechos 2), como una división con la distorsión de algunas de las doctrinas fundamentales de la fe, entre otras muchas su negación de la Deidad o Divinidad del Señor; así los orígenes de dicho movimiento sectario estadounidense se remontan al año 1879 hallándose su sede principal en Brooklyn, Nueva York, allí, aparte de la Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras, su propia Biblia con evidentes distorsiones en algunos de los pasajes cruciales para la demostración de la Deidad del Señor, son reconocidas entre otras muchas más de sus publicaciones, las revistas Atalaya y Despertad.



El movimiento de los Testigos de Jehová básicamente ha sido orientado por el seguimiento de las ideas de su fundador el Sr. C.T. Russell, si bien su organización se dio durante la década de los años 70 en la ciudad de Nueva York, el siguiente ha sido el proceso paulatino de su posterior estructuración:



Año 1984, bajo el nombre de Watch Tower Society [Sociedad del Atalaya].
Año 1914, como La Asociación Internacional de Estudiantes de la Biblia. Cabe señalar que uno de los primeros líderes incorporados entonces fue el Sr. J.F. Rutherford, quien posteriormente reemplazaría a Russell en la dirección para a su vez, luego de su muerte, él mismo ser sucedido por el Sr. Nathan Knorr en el liderazgo de la organización.



Finalmente, en el año 1931, adoptaron de manera definitiva el que hasta el día de hoy ha sido su nombre: Los Testigos de Jehová.



Entre sus muchas otras diversas distorsiones, los Testigos de Jehová proclaman su visión arrianista acerca del Señor, niegan su Deidad, desconocen la personalidad y la Divinidad del Espíritu Santo (Hechos 5: 3,4) al que tan solo identifican como la fuerza activa e impersonal de Dios, sostienen esperar el fin del mundo y el inicio de una gran serie de sucesos que marcarían el comienzo de un nuevo sistema de cosas las cuales han profetizado sin que acontezca ya en cuantiosas ocasiones según se ha sido registrado en sus propias publicaciones (años 1914, 1877,1889, 1894, 1904, 1915, 1916, 1917, 1918, 1920, 19,29, 1940, 1942,1944,1950, 1975) y ante cuyo fracaso han ofrecido una gran variedad de confusas justificaciones



Según los Testigos de Jehová existen dos diferentes esperanzas para los cristianos: Una el cielo para sus 144.000 y otra en la tierra supuestamente renovada por Dios para el resto de ellos. En lugar de ello la Biblia afirma tan solo una misma y única esperanza en Dios para todos los fieles (Efesios 4:4; II de Pedro 3.10-12, I de Pedro 1:4; Colosenses 1:5; Filipenses 3:20,21, Juan 14:2,3).



Por supuesto, respetuosamente debemos considerar que este movimiento se halla conformado por personas básicamente amorosas y honestas aunque claramente erradas.



Al estudiar con ellas acerca de la Deidad o de la Divinidad del Señor, un tema verdaderamente vital y siempre el primero a tratar, considero útil el análisis de los siguientes textos haciendo uso de una buena versión de la Biblia con la que puedan ser comparados los mismos textos en su distorsión de las Sagradas Escrituras.



En cuanto a la pregunta en cuestión: ¿Es Jesús Igual a Dios? Enfáticamente deberemos responder que si: El cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse (Filipenses 2:6). Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios. Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente. Para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió. (Juan 5:18-19, 23).






Juan 1:1
Es así como lo encontraremos en su versión:
En [el] principio la Palabra era, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era un dios.



Podrá notarse la seria distorsión al hacer uso de la letra d minúscula para referirse al Señor (dios en su versión), poniéndole a la par de cualquier divinidad inferior pagana (Deuteronomio 8:19; 11:16…), en lugar de haberlo escrito como corresponde a Dios, con D mayúscula, de la manera en la cual se escribe el nombre de Dios, como sí efectivamente ha sido traducido en todas las demás buenas versiones, observemos tan solo algunas:



Reina Valera de 1865. EN el principio ya era el Verbo; y el Verbo era con Dios, y Dios era el Verbo.
Reina Valera del 60. En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.



Reina Valera del 95 En el principio era el Verbo, el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios.
NVI En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.
Biblia Lenguaje Sencillo. Antes de que todo comenzara ya existía aquel que es la Palabra. La Palabra estaba con Dios, y era Dios.
Dios Habla Hoy. En el principio ya existía la Palabra;[1] y aquel que es la Palabra estaba con Dios y era Dios.
Biblia de las Americas. En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.



El texto correctamente traducido nos ofrece las siguientes ideas:



En el principio era el Verbo: La eternidad y la preexistencia del Verbo, es decir Cristo.
Y el Verbo era con Dios: El Verbo, Jesús, estaba con Dios.
Y el Verbo era Dios: Jesús era Dios, enfatiza su Deidad o su Divinidad.



Ahora, aparte de este texto, existen otros muchos más en los cuales, incluso en su propia versión, claramente puede ser establecida la Deidad o la Divinidad del Señor, en ellos es correctamente escrito el nombre de Dios con mayúscula para referirse al Señor Jesús como Dios, aquí algunos de ellos:



Isaías 9:6
Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras (Versión de los Testigos de Jehová):
Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; y el regir principesco vendrá a estar sobre su hombro. Y por nombre se le llamará Maravilloso Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.



Juan 20:28-31
Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras (Versión de Los Testigos de Jehová):



En contestación, Tomás le dijo: “¡Mi Señor y mi Dios!”.
Jesús le dijo: “¿Porque me has visto has creído? Felices son los que no ven y sin embargo creen”.
Por supuesto, Jesús también ejecutó muchas otras señales delante de los discípulos, que no están escritas en este rollo.
Pero estas han sido escritas para que ustedes crean que Jesús es el Cristo el Hijo de Dios, y que, a causa de creer, tengan vida por medio de su nombre.
Ante esta confesión de Tomas: Mi Señor y Mi Dios, los Testigos suelen decir que fue tan solo una expresión de sorpresa al ver a Jesús resucitado; sin embargo, esta misma referencia a Jesús como el Señor es ofrecida por el mismo Tomas en una situación diferente, en la cual naturalmente no podría argumentarse sorpresa, notemos:



Juan 14:5 Versión de Los Testigos…
Tomás le dijo: “Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo sabemos el camino?” (Juan 14:5).



Para una más amplia información acerca del término Señor (Griego Kurios: Amo, Dueño), bien puede ser consultada una de las entradas del mes de septiembre del 2008 bajo el titulo: ¿Es Jehová el nombre de Dios? disponible en esta misma página.



Adicionalmente, para un mejor entendimiento de la expresión Hijo de Dios, un titulo de Deidad, no una condición de subalterno o subordinado inferior, al final de esta respuesta agregaré el artículo la confesión de Pedro. Así mismo, para una mejor comprensión de los términos primogénito y unigénito, ofreceré una explicación de su doble significación.



Romanos 9:5
Reina Valera del 60
De quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.



Versión de Los Testigos…
A quienes pertenecen los antepasados y de quienes [provino] el Cristo según la carne: Dios, que está sobre todos, [sea] bendito para siempre. Amén.






Filipenses 2:6
Reina Valera del 60



El cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse.



Versión de Los Testigos
Quien, aunque existía en la forma de Dios, no dio consideración a una usurpación, a saber, que debiera ser igual a Dios.



Colosenses 2:9
Versión Reina Valera del 60
Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad.



Versión de Los Testigos…
Col 2:9 porque en él mora corporalmente toda la plenitud de la cualidad divina.



Tito 2:13
Versión de Los Testigos…
Note usted la distorsión en este pasaje con el agregado (de[l] ) al separar a la persona de la cual habla el pasaje, el Señor Jesús, para agregar antes a la Persona del Padre y compárelo con las todas las demás versiones que pueda hallar.



Versión de Los Testigos…
Mientras aguardamos la feliz esperanza y la gloriosa manifestación del gran Dios y de[l] Salvador nuestro, Cristo Jesús



Tito 2:13
Versión Reina Valera del 60
Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.



Biblia Lenguaje Sencillo
Así debemos vivir mientras llega ese día feliz y maravilloso que todos esperamos, cuando se manifestará nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.



NVI
Mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.



Biblia de las Americas
Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús.



I de Juan 5:20
Versión de Los Testigos…
Pero nosotros sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado capacidad intelectual para que adquiramos el conocimiento del verdadero. Y estamos en unión con el verdadero, por medio de su Hijo Jesucristo. Este es el Dios verdadero y vida eterna.



Hebreos 1:8
Versión Reina Valera
Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino.



Biblia Lenguaje Sencillo
Heb 1:8 Pero cuando habla de su Hijo dice:
"Tú eres Dios, y reinas siempre con justicia.



Biblia de las Américas
Pero del Hijo dice: TU TRONO, OH DIOS, ES POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS, Y CETRO DE EQUIDAD ES EL CETRO DE TU REINO.



Versión de Los Testigos…
Pero respecto al Hijo: “Dios es tu trono para siempre jamás, y [el] cetro de tu reino es el cetro de rectitud.



Por todo lo anterior, el Señor Jesús es igual a Dios y digno de la misma adoración, veamos:






Hebreos 1:6
Reina Valera del 60



Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios.



Mateo 2:2
Diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle.



Mateo 28:17
Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban



Juan 9:38
Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró.



Juan 5:23
Para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió.



Con excepción de Juan 5:23, en todos los pasajes anteriores referentes a la adoración de la cual es digno el Señor, la versión de Los Testigos… ha hecho uso de la palabra homenaje en lugar de adoración de la cual en definitiva no es sinónima.






Ahora, adicionalmente podemos señalar que el Señor Jesús es Creador y coparticipe de la creación de Dios en lugar de haber sido él creado



Juan 1:3,10 Reina Valera del 60
Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció.









Hechos 3:15 Reina Valera del 60



Y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.



Hebreos 1:10-12. Reina Valera del 60
Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra,
Y los cielos son obra de tus manos.
Heb 1:11 Ellos perecerán, mas tú permaneces;
Y todos ellos se envejecerán como una vestidura,
Heb 1:12 Y como un vestido los envolverás, y serán mudados;
Pero tú eres el mismo,
Y tus años no acabarán.



Colosenses 1:15-17.
Reina Valera del 60
El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.
Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten.






Ahora, para tratar de comunicar la falsa idea de ser primero el Señor Jesús creado por Dios Padre y posteriormente todo lo demás a través del Hijo, la versión de Los Testigos… ha incorporado o agregado al texto la palabra OTRAS [otras] la cual no hace parte el texto griego, notémoslo:



Versión de Los Testigos…
Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación; porque por medio de él todas las [otras] cosas fueron creadas en los cielos y sobre la tierra, las cosas visibles y las cosas invisibles, no importa que sean tronos, o señoríos, o gobiernos, o autoridades. Todas las [otras] cosas han sido creadas mediante él y para él. También, él es antes de todas las [otras] cosas y por medio de él se hizo que todas las [otras] cosas existieran.



Jesús Como el Primogénito y el Unigénito Hijo de Dios:



El Doble Significado de las Palabras Primogénito y Unigénito:


La palabra primogénito, aparte de significar ser el primero de los nacidos, significa rango, dominio, poder, autoridad.



Salmos 89:27
David no fue en realidad el primer rey de Israel, lo fue Saúl (I de Samuel 9:3-27; 15:28; 16:1-13), más bien fue el segundo; sin embargo, dentro del plan de Dios, David llegó a ser el primogénito de los reyes de la tierra, es decir el más importante, aquel al cual concedió dominio, rango, poder, potestad, autoridad y excelencia por sobre todos los demás.



Éxodo 4:22
No fue Israel el primer pueblo en existir; sin embargo, Dios decidió hacerlo su primogénito, es decir su pueblo especial al cual concedió rango, dominio, poder autoridad, excelencia.



Es así que Jesús no fue el primero en ser creado por Dios Padre como sostienen los Testigos, sino que es aquel quien posee rango, dominio, poder, autoridad, excelencia, supremacía.



El no ha sido enviado de manera autoritaria por el Padre, sino que voluntariamente y de común acuerdo con Dios padre decidió encarnarse para redimirnos (Juan 10:17,18. Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.
Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre. Tito 2:14. Quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras. Filipenses 2:6-8. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.).



Génesis 22:1-14; Hebreos 11:17
De manera similar acontece con el término unigénito, el cual aparte de significar ser el único hijo de alguien, adicionalmente significa rango, dominio, poder, autoridad, excelencia supremacía.



Así por ejemplo, aunque Ismael nació primero, en el plan de Dios Isaac llegaría a ser el primogénito de su padre Abraham quien procreó a siete hijos más, es decir aquel a quien se le concedería rango, dominio, poder, autoridad (Génesis 16:1-12; 25:1,2).



De esta manera es Jesús identificado como el primogénito y el unigénito, por poseer el rango, el dominio, el poder y la supremacía que solo puede poseer Dios, y en definitiva EL SEÑOR JESUS ES DIOS, lo cual todos los hombres debemos confesar, inclusive los Testigos… como lo hace su propia versión:



Romanos 10:9 10.
Reina Valera del 60
Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
Rom 10:10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación (Romanos 10:9,10)



Versión de Los Testigos…
Porque si declaras públicamente aquella ‘palabra en tu propia boca’, que Jesús es Señor, y en tu corazón ejerces fe en que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo.
Porque con el corazón se ejerce fe para justicia, pero con la boca se presenta declaración pública para salvación.



Filipenses 2:11
Reina Valera del 60
Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.



Versión de Los Testigos…
Y reconozca abiertamente toda lengua que Jesucristo es Señor para la gloria de Dios el Padre.




JESUS EL HIJO DE DIOS (Juan 3: 16).

El Significado de la Expresión el Hijo de Dios



Ahora analicemos por un momento la confesión hecha por Pedro con relación al Señor:




La Confesión de Pedro



El Fundamento de la Iglesia del Señor



Por:
Carlos Ardila



A. TÚ ERES EL CRISTO, EL HIJO DEL DIOS VIVIENTE (Mateo 16:13-19)



“Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros Elías, y otros Jeremías o alguno de los profetas. El les dijo: Y vosotros. ¿Quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.



Jesús, ante tal confesión, afirmó: “Sobre esta roca edificaré mi Iglesia”.



Poco antes del nacimiento de Jesús, Herodes Felipe, el tetrarca, reconstruyó la antigua ciudad de Paneas en Palestina, y le dio el nombre de Cesarea de Filipo con el propósito de dar honra a Tiberio, el Cesar y a sí mismo, Felipe. Una característica de dicha ciudad, era el terreno firme y rocoso sobre el cual fue asentada, particularidad misma que ilustra a su vez, la solidez y firmeza del fundamento sobre el que ha sido establecida la iglesia del Señor.



Ahora, ¿Qué fue lo que tan acertadamente y con tal convicción, afirmó Pedro? ¡Tú eres el Hijo del Dios viviente! ¿Qué significa esta confesión? Sobre esta roca edificaré mi iglesia. ¿A que roca se refiere Jesús?



¿Tú eres el Hijo de Dios? ¿Qué significa esta declaración? Para entenderlo es preciso interpretar la expresión Hijo de Dios empleada por Pedro a la luz del contexto de su original utilización.



¿Qué idea transmitían estas palabras al entendimiento judío? En Juan capítulo cinco, versículo diecisiete, Jesús sostuvo que Dios era su Padre, ante semejante manifestación, los judíos aun más procuraban matarle, ya no sólo por aparentemente quebrantar el día de reposo, por mucho más que esto, que ya juzgaban bastante grave, una razón aún más poderosa les hacía querer asesinarle, debe ser notado lo expresado en el versículo dieciocho, ahora decía que “Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios”, lo cual ellos interpretando literalmente, no podían menos que comprender, Jesús estaba afirmando ser Dios.



¿Por qué razón llegaron los judíos sin duda alguna a esta conclusión? Jesús decía ser Dios, al decir que Dios era su propio Padre, él se hacía igual a Dios (Juan 5:18).



La expresión Hijo de Dios, es en sí misma un hebraísmo o modismo de filiación judío; ello implica que aquel que se señala hijo de, posee las mismas “cualidades o características” de aquél o de aquello que se dice es padre del tal.



Así, por ejemplo, en Lucas 16:8 Jesús hace relación a los hijos de este siglo y a los hijos de luz, en forma similar, en Efesios 2:2,3, el apóstol Pablo hace alusión a los hijos de desobediencia y a los hijos de ira y en 5:8 a los hijos de luz; Jesús llamó a Jacobo y a Juan, ambos hijos de Zebedeo, Boanerges o hijos de trueno. (Marcos 3:17); José, fue llamado por sobrenombre Bernabé, Hijo de consolación (Hechos 4:36) Sería absurdo suponer o siquiera pensar que éstas personas tuvieran padres llamados, siglo, desobediencia, ira, trueno y consolación respectivamente.



Las designaciones hijos de este siglo, de luz, de desobediencia, del trueno y de consolación, hacen clara referencia a las “características” personales de éstos individuos, permitiendo la identificación de su carácter a través de sus actuaciones y de sus frutos particulares e individuales, de acuerdo a lo que se dice cuando se expresa que ellos son hijos de…; en este orden es claro observar que un hijo de desobediencia “se caracterizará” por ser desobediente, un hijo de luz se “caracterizará” por actuar con justicia delante de Dios, un hijo del trueno “se caracterizará” por poseer un carácter fuerte y templado; un hijo de consolación “se caracterizará” por estar siempre presto a consolar y actuar con misericordia. El Hijo de Dios “se caracterizó” por actuar como lo haría el Padre, exhibió las mismas “características y cualidades” de poder del Padre:



El apóstol Pedro afirmó con claridad contundente: Tú eres el Hijo del Dios viviente, con ello reconoció su Deidad, expresó entender que Cristo, el Hijo de Dios, “es caracterizado” por poseer las mismas “cualidades y atributos” divinos del Padre (Colosenses 2:9). Esto mismo debemos confesar todos los hombres respecto a Jesús para nuestra salvación (Romanos 10:9,10). Jesucristo es el Señor (Kurios en el idioma griego), él es Divino. En el Nuevo Testamento, Jesús nos es presentado como Dios todopoderoso en pie de igualdad con el Padre (Juan 1:1; Romanos 9:5; Filipenses 2:6; Colosenses 2:9; Tito 2:13; Hebreos 1:8,10; II de Pedro 1:1; I de Juan 5:20). Como un consubstancial del Padre (Juan 10:30; Hebreos 1:3,8); Como un Dios soberano y creador (Juan 1:10; Hechos 3:15; Colosenses 1:15-17; Apocalipsis 1:8,3:14).



El nombre Pedro (Petros en el idioma griego) significa piedrecilla; la palabra usada por Jesús al afirmar: “Sobre esta roca edificare mi iglesia”, es petra cuyo significado es roca, la roca sobre la cual sería edificada la iglesia del Señor, no es Pedro (Petros), lo es su confesión, “tú eres el Hijo de Dios”, tú eres Dios, este es el fundamento sobre el cual está edificada la iglesia, la Divinidad del Cristo, Jesús es la roca (I de Corintios 10:4; I de Pedro 2:4-8; I de Corintios 3:11).



Jesús es el fundamento y la cabeza de su iglesia, por cuanto él es quién tiene toda autoridad (Mateo 28:18; Colosenses 1:18; Filipenses 2:10,11).



Ahora consideremos algunas evidencias Escriturales sobre la Deidad del Señor:


La Deidad Del Señor Jesús





Bosquejada




Por
Carlos Ardila



Emmanuel: Dios con nosotros (Isaías 7:14; Mateo 1:23).
(Preexistía) Ya existía como Dios antes de ser encarnado (Juan 1:1; 8:58).




Jesucristo es designado como Dios y Señor:
(Isaías 9:6; Juan 1:1; Romanos 9:5; 10; 9,10; Filipenses 2:6-11; Tito 2:13; Hebreos 1:10).




Es Soberano:
(I de Timoteo 6:15; Apocalipsis 1:5; Mateo 11:27).




Es Igual a Dios (Juan 5:17,18; Filipenses 2: 6-8).
Fue adorado y debe ser honrado como Dios

(Mateo 14; 33; Juan 5:23; 9:38; Hebreos 1:6; Mateo 4:10; Filipenses 2:9-11; Apoca 5:6-14; 22 8,9).




Es Creador:
(Juan 1:10; Hechos 3:15; Hebreos 1:2,3; Colosenses 1:15-17).


Realiza acciones y tareas divinas:




Perdona pecados (Marcos 2:10)
Hace descansar el alma (Mateo 11:28-30)
Decide a quien llevar al paraíso: (Lucas 23:43).
Será suyo el juicio:
(Mateo 7:21-23; Juan 5:22,27; II de Co 5:10).




Les son atribuidas referencias con el nombre de Jehová:




(Mateo 3:3, cp. Isaías 40:3; Juan 12:40,41, cp. Isa 6:1-3; Juan 12:41, cp. Isa 6:1-3: I de Co 10:4, cp. Ex 17:6)




Jesús tiene los atributos divinos:




Preexistencia (Juan 1:1; 8:58).
Inmutabilidad (Hebreos 13:8).
Posee la plenitud de la Deidad (Col 2:9)
Omnipotente (Mateo 28:18).
Omnisciente (Juan 16:30)
Omnipresente (Mateo 28:20)




¡Bendiciones!
Carlos Ardila